Política de Pesca

El Gobierno deberá impulsar un área de bajas emisiones en el Mediterráneo

Cataluña actualiza su ley de puertos que garantizará mejores instalaciones para la pesca


14/01/2020 09:30:00

Foto: Generalitat de Cataluña.

El BOE ha publicado hoy la Ley de puertos y de transporte en aguas marítimas y continentales con el objetivo de constituir un marco de ordenación tanto de los puertos gestionados directamente por la Administración de la Generalitat como de los construidos y explotados en régimen de concesión administrativa. La norma, que se complementará con sus correspondientes reglamentos en los próximos meses, entrará en vigor en abril.

El Gobierno deberá impulsar, con los países del Mediterráneo, la creación de un área de control de emisiones (ECA) de azufre en el mar Mediterráneo, para limitar el contenido de azufre de los combustibles de uso marítimo.

En el ámbito de la pesca, la ley señala que el tráfico portuario pesquero presenta “signos que evidencian un proceso de cambio”. Un descenso significativo de las capturas de pesca fresca descargadas en los puertos de Cataluña ha motivado un “proceso integral de modernización de las lonjas pesqueras, dirigido y coordinado por la Administración portuaria de la Generalitat”, para aportar “valor al proceso de comercialización” y fomentar “una gestión profesionalizada y adecuada al interés del sector pesquero”.

Por ello, el último capítulo del título cuarto se destina a dar cobertura a determinadas singularidades del sector pesquero, “de forma que, por un lado, se garantiza que los puertos con instalaciones portuarias destinadas al sector pesquero dispongan de instalaciones para el amarre y la descarga de los productos pesqueros y de las instalaciones para la manipulación, preparación, comercialización y distribución de los productos pesqueros”, apunta la norma, al tiempo que, por otro lado, “se garantiza que las naves de clasificación y venta de pescado, las tradicionales lonjas, se configuren como bienes afectos al servicio portuario de titularidad pública destinadas a la primera venta de los productos de la pesca y centros de control y comercialización con las necesarias garantías”.

Entre otros aspectos, la nueva ley establece que los puertos con instalaciones portuarias destinadas al sector pesquero tienen que disponer, como mínimo, “de instalaciones destinadas al amarre y la descarga de los productos pesqueros y de instalaciones destinadas a la manipulación, preparación, comercialización y distribución de los productos pesqueros”.

Además, en todos los expedientes para el establecimiento o el cambio de base fija o temporal y actividades de acuicultura es “preceptivo y de carácter vinculante” el informe de la Administración portuaria sobre la disponibilidad de amarre para la actividad pesquera, su adecuación a las necesidades de la embarcación y de la disponibilidad de servicios de comercialización y de prestación de servicios portuarios.

Las condiciones específicas de las instalaciones portuarias destinadas a esta actividad se definirán a través de un reglamento

En el caso de las lonjas, “las naves de clasificación y venta de pescado son bienes afectos al servicio portuario de titularidad pública destinados a la primera venta de los productos de la pesca y centros de control y comercialización que disponen de las instalaciones necesarias para llevar a cabo su función”.

La primera comercialización del pescado desembarcado en los puertos pesqueros, recuerda la norma, se realiza en las naves de clasificación y venta de pescado. “La gestión es indirecta, a través del otorgamiento de la correspondiente concesión que habilite a su gestión y aprovechamiento”, añade la ley. La concesión otorgada para la explotación puede autorizar “la realización por parte de la empresa concesionaria de actividades complementarias de apoyo a la actividad pesquera del correspondiente puerto”.

Más información en la sección de legislación.

PRINCIPALES NOVEDADES DE LA LEY

TASA DE PESCA FRESCA

El hecho imponible de la tasa de la pesca fresca consiste en la utilización por los buques pesqueros en actividad de las obras e instalaciones portuarias que permiten el acceso marítimo al puerto y su estancia en el puesto de atraque, punto de amarre o lugar de anclaje que les haya sido asignado, y en la utilización por los productos de la pesca de las zonas de manipulación y servicios generales del puerto.

Los productos de la pesca comprenden cualquier tipo de recurso pesquero, inclusive los procedentes del marisqueo, la transformación en centros de engorde cuyos productos se descarguen en el puerto, la acuicultura y la extracción de coral. Se exceptúan, sin embargo, aquellos productos de la acuicultura a los que se da acceso a la zona de servicio por vía terrestre para su envasado y manipulación y no han sido vendidos en lonja o en centros o establecimientos autorizados por la comunidad autónoma ubicados en las infraestructuras portuarias de competencia de la Generalidad, que quedan sujetos a la tasa de la mercancía en el grupo 5 y no están exentos de la misma.

Para que los buques pesqueros queden sujetos a la tasa de pesca fresca es necesario que el valor de la pesca descargada o transbordada exceda de los 18 000 euros en cómputo anual. En caso de que no queden sujetos a ella, deben abonar la correspondiente tasa de entrada, estancia y atraque de buques, con el límite de 800 euros por buque y año en el caso de la flota de artes menores y palangre de fondo.

FALTAS LEVES

Se consideran infracciones leves el hecho de depositar utensilios y materiales de las embarcaciones, incluidas las redes de pesca, en zonas no habilitadas; la pesca con caña dentro de la zona de servicio salvo en los espacios expresamente autorizados y el desembarco irregular de la pesca y el transporte de la misma sin la preceptiva autorización.

BONIFICACIÓN POR PESCA ARTESANAL

Los contribuyentes que destinen espacios al mantenimiento de la actividad tradicional de pesca artesanal pueden solicitar la aplicación de una bonificación del 90 % del cómputo de los metros cuadrados destinados a esta actividad, con la obligación de repercutir la bonificación en las cuotas que se giren por ocupación a los pescadores debidamente acreditados.